22 de junio de 2017

Mermelada de nísperos

No os voy a mentir, y me llamaréis inculta, pero no conocía los nísperos hasta que se me propuso el reto Color y Sabor de temporada de este mes.
Días más tarde el nutricionista me los puso en la dieta para la media mañana, y aunque pensé que sería bastante complicado encontrarlos (Como yo no los conocía, pues no los tenía que conocer nadie... 😦) estaban esperandome en el supermercado de al lado de casa.
La verdad, me sorprendieron mucho, yo no soy muy de probar cosas diferentes, y para las frutas soy bastante especial, pero sin embargo me gustaron mucho.
Tampoco me voy a hacer la valiente, antes que yo, se comió uno mi chico, para chivarme el sabor y la textura, y así saber más o menos lo que me esperaba, jajaja.
En principio le saque un sabor ácido, similar al de la naranja, después se me asemejaba más a la manzana.
Cuando maduraron pensé en aprovecharlos para cocinarlos de alguna manera, y que mejor que una confitura para arreglarme las tostadas de los desayunos, no hay mejor manera de empezar el día.
¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación al reto:


En el reto Color y sabor de temporada Pilar Monge es la encargada de seleccionar una fruta y una verdura de temporada, que es la qué está en su época de recolección y es su mejor época de consumo ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas. Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos, y salen más económicos.
Entonces, todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una nueva receta dulce o salada.
Éste mes se nos dió a elegir:
- Fruta: Nísperos
- Verdura: Sésamo blanco o negro

A pesar de que iba a sacar mi vena panarra, mi nutricionista me recomendó que probara los nísperos y pude hacer algo con ellos.





INGREDIENTES:

- 200 g de nísperos maduros
- 50 g de azúcar
- 15 ml de zumo de limón
- 1 Pizca de canela en polvo



PREPARACIÓN:

Conseguimos unos nísperos maduros.
Es una fruta proveniente de Japón, se suele comparar con la manzana debido a que sus contenidos en azúcar, pectina y ácido  son semejantes. Se consume fresca pero también se pueden hacer tartas o pudines, y cuando están bien maduros, jaleas, almíbares y chutneys.

Pelamos las frutas y partimos a la mitad para quitarles los huesos.
Suele tener de 1 a 3 semillas, de un tamaño bastante grande, angulosos y lisos.

Les quitamos los huesos y la telilla que los recubre.
Partimos finamente la pulpa de la fruta.

Disponemos en un cazo junto con el azúcar, que como casi siempre cuando las frutas están bien maduras, es un poco menos de la mitad de cantidad de éstas.

Agregamos un chorro de limón.

Y a fuego medio dejamos durante 30 minutos aproximadamente, revolviendo de vez en cuando.

Pasado el tiempo, el aspecto es así, cocinado.

Vertemos en el vaso de la batidora. Agregamos la canela al gusto.
Trituramos.

Y vertemos en un tarro desparasitado con cierre.
Si fueramos a hacer conserva cerramos los tarros al baño Mª para que se cierren hermeticamente.
En éste caso, la vamos a consumir inmediatamente, asi que cuando la mermelada haya enfriado, tapamos el tarro y metemos en la nevera sin más.

Éste es el resultado final de nuestra mermelada.
Ideal para mis desayunos.

Un poquito sobre una tosta de pan, y a disfrutar.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

20 de junio de 2017

Mcwrap de pollo

Hay muchas veces que no podemos resistirnos y sucumbimos ante las grandes cadenas de productos procesados y comida basura (que tanto nos encantan, aunque sea una vez al año).
Yo, de unas semanas a esta parte me he puesto a régimen, por lo que pensar en hamburguesas, pizzas, tartas... En definitiva, cualquier preparación de aspecto rico, jugososo, con muchísimo queso etc me da gula infinita!
Ay, como dice mi padre, ¿Por qué la lechuga no sabe a chocolate? De esa manera, comeríamos muchísima más. Pues no, casi todo lo que nos gusta de una manera loca, es lo que más kcal tiene.
Ésta es una buenísima manera de darte el capricho, pero de una manera un poco más sana, sabiendo exactamente las cantidades que le echas de cada cosa.
Además, en éste caso, la masa también es casera, por lo que otro punto de ventaja.
¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación al último:

Ha llegado el verano, así que tenemos el descanso más que merecido.
Pero como siempre, traemos una buena despedida, en éste caso unos deliciosos Wraps tan acordes a la temporada, perfectos para llevar a picnics, a la piscina o a la playita.
Podéis ver la recolección que hemos hecho en Desafío en la cocina. Wraps.
Nos vemos a la vuelta del verano.





(6 Uds)
INGREDIENTES:


Para la masa:

- 1/2 Taza de agua caliente
- 250 g de harina de trigo
- 75 g de manteca de cerdo
- 1/2 Cdita de levadura química
- C/s de sal


Para el relleno:

- 18 Nuggets de pollo
- 50 g de lechuga
- 1/2 Cebolla
- 2 Tomates
- 3 Lonchas de queso cheddar
- C/s de salsa César



PREPARACIÓN:


Comenzaremos preparando la masa.
Tamizamos la harina en el bol del robot amasador.

Agregamos la sal y la levadura química.

Agregamos la manteca en trocitos pequeños para que se distribuya mejor.

Ponemos en marcha el robot a velocidad media, con la varilla de mezclar, mientras vamos añadiendo el agua poco a poco.

Cuando la masa sea homogénea, reposamos unos minutos.

Formamos seis bolas, que son la cantidad de panes que da esta masa.

En una superficie enharinada y con ayuda de un rodillo, extendemos la masa.

Lo más fina posible sin que llegue a romperse dándole forma redonda.

Pasamos a una sartén con una gota de AOVE, y las vamos haciendo de una en una, primero por un lado y después por el otro, hasta que acabemos con toda la masa.
A medida que estén hechas, reservamos.

Disponemos los nuggets aún congelados en una bandeja del horno con papel sulfurizado.
Y metemos en el horno precalentado a 200ºC durante 15 minutos, o hasta que estén bien dorados.
Yo los he usado de la receta casera de Nuggets de pollo que cuando los hice dejé algunos congelados.

Picamos la cebolla finamente, el tomate en concassé y la lechuga en juliana.

A medida que tenemos todos los ingredientes, disponemos una masa en un plato, le agregamos un poco de lechuga como cama, seguido de la cebolla, el tomate, 3 nuggets por wrap, y media loncha de queso cheddar sobre éstos, que con el calor residual, se fundirá enseguida.

Por último agregamos un chorro de salsa de yogur sobre todo el relleno.

Éste es el resultado final de nuestros mcWrap.

Inmediatamente enrollamos, aunque esta masa es menos manejable que la de compra y se cuartea con más facilidad.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

15 de junio de 2017

Tarta Kiev

Reposteras por Europa, destino: Ucrania.



La gastronomía de Ucrania tiene influencias orientales, es una cocina exquisita, con sabores agridulces.
Sus platos suelen estar hechos con numerosos ingredientes y combinan varios métodos de preparación para aportar buen sabor, aroma y jugosidad. En carnicería se usan cerdo, vacuno y aves, guisadas o estofadas, y en sopas.Con muchos platos en base a la harina de trigo, son muy populares las papillas y en sus postres es muy común el uso de miel, frutas, semillas como las de amapola y frutos secos. 






Señores pasajeros, aterrizamos en Ucrania y traigo a bordo ésta tarta Kiev.

Éste es quizás uno de los pasteles eslavos más conocidos, ya que fue inventada en la década de 1950 y desde entonces ha sido producida por la fábrica de confitería Karl Marx, y según dicen fue un accidente en la confitería, cuando dos panaderos olvidaron refrigerar las claras de huevo que iban a ser la base para una masa de galletas, el resultado fue un terrible merengue.
Hay muchísimas versiones, desde la elaborada con avellanas y bizcochos de merengue hasta la mía.
¡Espero que os guste!





INGREDIENTES:


Para el jarabe:

-50 ml de agua
- 2 Cdas de azúcar
- 1 Cda de licor
- C/s de extracto de vainilla


Para la crema de dulce de leche:

- 350 g de dulce de leche
- 175 g de mantequilla
- C/s nata para aligerar


Para el merengue de cacao:

- 2 Claras de huevo
- 75 g de azúcar blanco
- Pizca de sal
- 1 Cda de cacao en polvo


Para el bizcocho de chocolate:

- 4 Huevos
- 150 g de harina
- 150 g de azúcar
- 50 g de cacao en polvo
- 1 Cdita de levadura química
- 25 g de mantequilla derretida
- Pizca de sal


Para la ganaché de chocolate:

- 3 Onzas de chocolate
- 60 ml de nata


- 15 nueces


PREPARACIÓN:


El jarabe:

Disponemos todos los ingredientes en un cazo al fuego hasta que el azúcar se disuelva, en ese momento, pasar a un biberón y dejar enfríar.


El bizcocho de chocolate:

Disponemos los huevos con la sal.
Batir durante 10 minutos aproximadamente e ir añadiendo el azúcar poco a poco.

Mientras tanto, tamizamos en un bol todos los ingredientes secos, la harina, el cacao y la lev. química.

Pasado el tiempo, los huevos habrán triplicado su volumen.

Añadimos de golpe los ingredientes secos.

Y con una lengua de cocina, haciendo movimientos envolventes de arriba a abajo, mezclamos hasta que no haya ningún grumo.

Echamos también la mantequilla derretida, que deberá de estar a una temperatura ambiente.

Vertemos la masa en el molde previamente engrasado.

Metemos en el horno previamente calentado a 180ºC durante 25 minutos, aprox, hasta que el palillo de comprobación salga limpio.
Una vez sacado del horno dejamos reposar durante 10 minutos antes de proceder a su desmoldado.

Entonces desmoldamos ayudandonos de una paleta para "rascar" los bordes y que el bizcocho no se rompa.


La crema de dulce de leche:

Batimos la mantequilla a temperatura ambiente durante 5 minutos, con la varilla batidora en el bol del robot de cocina.

Vamos agregando poco a poco el dulce de leche.

Y con ayuda de una lengua de cocina vamos raspando el fondo del bol, ya que si no la mantequilla no se mezclará con el dulce de leche.

Batimos todo hasta formar una crema homogénea.

Agregamos la nata montada para aligerar la crema.
Mezclamos con movimientos envolventes.


El merengue de cacao:

Batimos las claras en el bol del robot de cocina con la pizca de sal con la varilla de batir, primero a velocidad media.

Y después vamos incrementando la velocidad mientras vamos añadiendo el azúcar.

Batimos durante 10 minutos a velocidad máxima.

Agregamos el cacao tamizado y mezclamos con movimientos envolventes, para evitar que las claras se bajen.
Mantenemos en el frigorífico.


La ganaché de chocolate:

En un cazo calentamos la nata.

Una vez que rompa a hervir, retiramos del fuego, agregamos el chocolate y comenzamos a batir.

Con ayuda de unas varillas hasta que la crema tenga cuerpo.


Montaje de la tarta:

Con ayuda de una lira corta tartas o con un cuchillo dentado, cortamos en dos bases el bizcocho.
Disponemos el primero, que hará de base sobre una blonda con cuatro papeles sulfurizados cortados dispuestos bajo él, para que a la hora de la decoración la blonda no se manche.

Humedecemos con el jarabe por toda su superficie.

Disponemos la mitad de la crema de dulce de leche.

Sobre ella, añadimos unas 10 nueces partidas.

Y añadimos cubriendo las nueces la crema de dulce de leche que nos había sobrado, dejando aún una poca para la decoración final.

Cubrimos con la otra porción de bizcocho.

Y humedecemos con el jarabe.

Agregamos el merengue de cacao echándolo en la base.
Con ayuda de una espátula lo extendemos, desde el centro hasta las paredes incluidas.

Una vez que tengamos la tarta bien cubierta y lisa, agregamos un chorro en espiral en la base de la tarta, y con ayuda de la espátula lo esparcimos en el sentido de la espiral.

Después hacemos otra espiral de ganaché.

Hacemos unos pequeños rosetones con la crema de dulce de leche que nos había sobrado, previamente puesto en una manga pastelera con boquilla rizada.

Y así queda decorada con la crema de dulce de leche.

Sobre el rosetón central, disponemos unas cuantas nueces enteras.

Con cuidado vamos retirando  el papel sulfurizado de debajo de la tarta.

Éste es el resultado final de nuestra tarta Kiev.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-