20 de febrero de 2017

Cóctel mimosa

El cóctel mimosa está compuesto por una parte de cava o champán, y otra parte de zumo de naranja.
Está considerado como un cocktail suave y refrescante debido a su baja graduación alcohólica, aunque en éste caso al agregar el licor Cointreau ésta definición no sería del todo correcta, os aseguro que así si que le da un chispazo...
Normalmente se sirve en copas flauta ya que es el cocktail estrella de los estadounidenses para los brunch a los que suelen acudir cada fin de semana, y al igual que a nosotros nos gusta más tomar un vaso de café con leche con cereales para desayunar, no me acostumbro a beber bebidas alcoholicas en otra copa que no sea la del estilo borgoña, en la que solemos tomar los combinados, normalmente los fines de semana, eso sí, como ellos.
La verdad es que a pesar de añadirle a mayores el licor Cointreau, nos siguió pareciendo una bebida suave, y no es que estemos excesivamente acostumbrados a beber... El sabor potente que tiene a naranja combina muy bien con el cava, hace que resulte una bebida súper refrescante.
¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación al reto:

Éste no es un desafío cualquiera, y es que es el nº 50, ¡Qué se dice pronto!
Madre mía, eso son muchos retos hechos ya... Así que la celebración no puede ser cosa de poco.
Nuestras queridas bosses han querido que un mes nos desmelenemos  de forma premeditada y para ello, nos han propuesto para éste desafío especial que hagamos cualquier receta de una bebida de celebración.
Si queréis seguirme a ver las participaciones del resto de compañeros, sólo tenéis que ir a Desafío en la cocina. Licores, cócteles y bebidas.





INGREDIENTES:

- Zumo de dos naranjas
- 1/2 Botella de cava seco frío
- 1/2 Copa de cointreau
- C/s de azúcar moreno.



PREPARACIÓN:

Escogemos unas buenas naranjas para zumo, cortamos por la mitad.

Exprimimos directamente sobre la jarra dónde vayamos a servir nuestro cóctel.

Medimos la mitad de una copa de cointreau.

Y la agregamos sobre el zumo de las naranjas recién exprimidas.

Por último, vertemos la mitad de una botella de cava seco que debe estar bién frío.

Una vez echemos el cava, hará mucha espuma debido al contraste de temperaturas.

Con una cuchara larga, mezclamos.

Mojamos los bordes de una copa en agua.

Y después pasamos por el azúcar moreno.
De ésta manera quedarán los bordes con los granos de azúcar y al sorber un poco de la bebida, te la endulzará.

Así estará listo para servir en nuestras copas.

 Echamos un poco de nuestro cóctel en cada copa.
Éste es el resultado final de nuestro cóctel.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

17 de febrero de 2017

Mafalda con salsa caruso

Aunque en casa la forma que más nos gusta para comer la pasta es Al estilo de mi abuelina con su picadillo de carne 100% casero de la matanza del invierno y tomate frito casero con los tomates de la huerta, siempre intentamos probar nuevas formas, con pastas nuevas y salsas que se salgan un poco de lo normal.
Ésta salsa Caruso fue creada en Uruguay, a pesar del "espíritu" italiano que tiene, y a lo largo de los años, se ha posicionado en una de las principales salsas para pastas a nivel mundial.
A mi me encanta y ya no sólo por el sabor, que os aseguro que es espectacular, si no también por que los ingredientes a usar para hacerla son tan comunes que los tendremos en la nevera prácticamente siempre.
Además con la pasta que he utilizado, la salsa queda súper impregnada en cada trocito y es una auténtica pasada. 
Os aseguro que en cuanto lo probéis una vez, se convertirá, como me ha pasado a mi, en una de vuestras salsas favoritas, se acabó la rutina del tomate frito.
¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

- 300 g de pasta mafalda
- 1 Hoja de laurel
- 1/2 Pastilla de carne
- C/s agua


Para la salsa:

- 100 g de champiñones
- 80 g de jamón york
- 40 g de mantequilla
- 1 Cda de harina
- 120 ml de leche entera
- 60 ml de nata
- 50 g queso parmesano rallado



PREPARACIÓN:

En una cazuela, disponemos 1 litro de agua aproximadamente, la pastilla de caldo de carne y la hoja de laurel.
En principio la pastilla debería ir en la salsa en vez de en el agua de la cocción de la pasta, pero a mi no me gusta nada el regusto que deja en las comidas cuando se usa en exceso.

Una vez que el agua comience a hervir, añadimos la pasta, y dejamos cocer durante 12 minutos aproximadamente.
La pasta mafalda es una variedad de pasta corta, de unos 3 cm de largo, que tiene los bordes rizados, lo que ayuda a que las salsas que lo acompañen se adhieran.

Mientras tanto, limpiamos los champiñones,  y los cortamos en láminas.

También cortamos el jamón de york en cuadraditos.

En una sartén al fuego, derretimos la mantequilla sin que humee.

Agregamos los champiñones y dejamos que se cocine durante unos minutos, hasta que adquieran color.

Entonces, echamos la cucharada de harina, y cocinamos unos minutos al fuego, haciendo una roux para una bechamel.

Cuando la harina se haya tostado un poco, agregamos la leche poco a poco, sin parar de remover.

Una vez que acabemos con la leche, echamos la nata.
Si habéis decidido echar el extracto de carne en la salsa, éste es el momento.

Dejamos que la salsa se cocine a fuego lento, removiendo de vez en cuando.
Lo importante es no dejar que la salsa espese del todo, ya que aún hay que agregarle el queso rallado, por lo que espesará aún más.

Agregamos el jamón york.

Y por último, agregamos el queso parmesano rallado.

Removemos para que se integren todos los ingredientes mientras el queso se funde.

Ya se habrá cocido la pasta.
Con ayuda de un escurridor, le quitamos el agua sobrante de la cocción.

Y vertemos la pasta sobre la salsa caruso.

Mezclamos para que la salsa se impregne en toda la pasta.

Éste es el resultado final de nuestra pasta mafalda con salsa caruso.

Servimos un poco en cada plato.

Y listos para degustar la pasta con ésta deliciosa salsa, declarada patrimonio nacional por la Asociación Uruguaya de Gastronomía, y es que no es para menos, es una verdadera delicia.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

15 de febrero de 2017

Torta Napoleón

Reposteras por Europa, destino: Lituania.



La gastronomía de Lituania se adapta al clima frío del Norte de Europa por lo que es usual el uso de verduras de hoja verde, patatas, centeno, y setas que se encuentran en los muchos bosques del país, por lo que es normal encontrarlas en muchos platos típicos.
También está influenciado por los otros países geográficamente cercanos, sin embargo tiene sus propias características.





Señores pasajeros, aterrizamos en Lituania, y traigo a bordo la torta Napoleón.

La tarta Napoleón tiene origen en un incidente puntual en la historia, y es que fue introducida en la cocina mientras Napoleón pasaba por Lituania en el s. XIX. Aunque bien es cierto que también se dice que tiene origen en Rusia.
Es una tarta con varias capas de masa crujiente (Yo he usado hojaldre) con una crema pastelera, por lo que da un toque súper dulce, pero para nada empalagoso, a pesar de lo que pueda parecer.
¡Espero que os guste!





(8 porciones)
INGREDIENTES:

- 2 Placas de hojaldre
- Crema pastelera



PREPARACIÓN:

Hacemos la crema pastelera del mismo modo que hicimos en la receta de Tarta milhojas.
Mezclamos en un bol todos los ingredientes. Para ésta tarta he optado por la crema pastelera de vainilla, que tanto éxito tuvo cuando la hice.

Una vez que los ingredientes estén bien mezclados, disponemos la mezcla en una tartera al fuego, y con unas varillas removemos  con cuidado de que no se nos pegue hasta que tenga la consistencia que buscamos.
Una vez la hayamos conseguido, apartamos del fuego y dejamos templar.

Procedemos a preparar las bases de la tarta, con hojaldre de compra en éste caso, disponemos un plato sobre éstas y con un cuchillo cortamos la forma, para hacer tres placas de un diámetro menor.
En realidad, ésta tarta se hace con una masa hecha con mantequilla, huevos, harina, vinagre y agua, pero por comodidad y como el hojaldre da muy buen resultado, la ha hecho de ésta manera.

Cuando le hayamos dado la forma, la ponemos en la bandeja del horno, con papel sulfurizado, y con un tenedor, agujereamos  la base del hojaldre, para evitar que suba mucho la masa.

En el horno precalentado a 180ºC, cocemos la masa durante 15 minutos aproximadamente.
Aparte, metemos unos pocos de recortes de masa también en el horno, para desmigar y darle la decoración final.

Pasado el tiempo, sacamos del horno y dejamos enfríar.
Repetimos el proceso con la otra masa.

Metemos los recortes en una bolsa de plástico y con las manos trituramos.

Hasta obtener unas migas de hojaldre.

Comenzamos con el montaje de la tarta.
En un plato, disponemos un pegote de crema pastelera, y sobre ésta ponemos la primera base de hojaldre, de ésta manera evitaremos que se mueva.

Con ayuda de una lengua de cocina ponemos una capa de crema pastelera, que ya estará fría.

Sobre ésta ponemos otra placa de hojaldre, que de nuevo cubriremos con crema pastelera.

Sobre la crema pastelera echamos unas pocas de migas de hojaldre, hasta cubrirla por completo.

Éste es el resultado final de nuestra torta Napoleón.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-